Capacitismo, “access washing” y más de 50 años de lucha de las personas con discapacidad por sus derechos

El día 3 de diciembre de cada año se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Es por eso, que este fin de semana hay muchos eventos sobre temas de la inclusión de las personas con discapacidad.

Entre ellos llama la atención la Marcha Nacional por los Derechos de las Personas con Discapacidad, convocada por el CONADIS.

Afiche para la marcha nacional por los derechos de las personas con discapacidad 3 dic 2022 (Coordinadora Nacional PcD)

¿En Chile, los derechos de las personas con discapacidad no están consagrados en la legislación?

Tenemos:

  • la Ley 20.422 de “Igualdad de oportunidades e inclusión social de personas con discapacidad” (10-02-2010)
  • la Ley 21.015 de “Inclusión de Personas con Discapacidad al mundo laboral” (01-04-2018)
  • el SENADIS con la misión “de promover el derecho a la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad, con el fin de obtener su inclusión social, contribuyendo al pleno disfrute de sus derechos y eliminando cualquier forma de discriminación fundada en la discapacidad.”
  • el Decreto 50 (04.03.2016) que establece las normas de accesibilidad en el ambiente construido contenidas en la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones.

Por el otro lado, tenemos la Teletón y todo el ideario de caridad que se quedó estancado en el siglo 20, donde “lentamente se ha ido transitando desde el enfoque clásico asistencial de caridad, centrado en lo biomédico, hacia uno basado en los derechos humanos; que reconoce a los niños, jóvenes y adultos con discapacidad, como sujetos de derecho, y no de caridad; poniendo el acento en las barreras sociales, más que en la deficiencia que podamos presentar de manera permanente o transitoria, puesto que son precisamente estas, las que agudizan la exclusión, obstruyendo la verdadera y real integración.” (Fundación Nacional de Discapacitados, texto abreviado).

Las críticas en la Teletón llevan años, desde que las Naciones Unidas han certificado que tiene ideas anticuadas y discriminatorias, hasta este año, cuando otra vez más está en la mira la caridad como modelo de negocio detrás del show televisivo, o bien en su centro.

“Access washing”

Hace poco, la U. Andrés Bello, junto con la Fundación Teletón, instalaron un “Módulo de Experiencia Inclusiva” y lo hicieron pasar por los diferentes campus de la universidad. La actividad tenía un objetivo noble: Que los estudiantes tomen conciencia de qué significa vivir en situación de discapacidad, que conozcan los obstáculos cotidianos que impiden la participación plena en la sociedad, y que finalmente tomen un rol activo en la inclusión de las personas con discapacidad.

Módulo Teletón en la UNAB Campus Bellavista (Foto Blender)

Para mi gran sorpresa, el módulo estaba en cada campus por ¡solo 3 horas! lo que definitivamente no es suficiente para generar un impacto real en la comunidad de estudiantes. Me entró la duda si la prioridad realmente está en la concienciación del alumnado, o si se persiguen otros fines.

Usar la accesibilidad universal como mera estrategia de comunicación para transmitir una supuesta responsabilidad social corporativa con la inclusión de las personas con discapacidad, ahora tiene un nombre: “access washing”. Similar al “greenwashing” que es la práctica de marketing verde destinada a crear una imagen ilusoria de responsabilidad ecológica.

Capacitismo

El mundo tipo Teletón no solo facilita el “access washing”. También profundiza el “capacitismo”.  Es traducido del inglés “ableism” y denomina la discriminación y el prejuicio social contra las personas con dis-capacidad. El capacitismo caracteriza a las personas como definidos por sus discapacidades e inferiores a las personas sin discapacidad. De alguna manera ayuda a las personas sin discapacidad de sentirse mejor y más “normal”.

Una gran diferencia con otros “-ismos”, como el racismo o el sexismo, es que la identidad como persona SIN discapacidad es frágil: En cualquier momento de la vida, y al más tardar en la vejez, cada persona gana sus propias experiencias con una o más discapacidades.

Tal vez esa sea una de las razones por las que la discapacidad puede generar tanto miedo e inseguridad: en realidad, está más cerca de la vida de lo que a la gente le gustaría que fuera. Actuar de manera capacistista puede ser un intento de mantener a distancia una verdad incómoda: nadie es invulnerable. El capacitismo puede convertir a las personas con discapacitad en “Otros” y mantenerlos alejados. No hay entonces necesidad de cuestionar la supuesta normalidad segura.

La lucha de las personas con discapacidad por sus derechos

A pesar de los inmensos avances en materia de integración y lucha contra la discriminación que hemos visto en las últimas décadas, nuestra sociedad sigue siendo en gran parte capacitista y lejos de ser una sociedad verdaderamente inclusiva.

Hace más que medio siglo, las personas con discapacidad empezaron a organizarse para luchar por sus derechos, y esta lucha está lejos de llegar a su fin.

Mujer con polera con un logo que simboliza la lucha de las personas con discapacidad por sus derechos, en una escena del documental “Crip Camp” (Netflix)

La década de 1970 vio el surgimiento de nuevos movimientos emancipatorios. Al lado de los movimientos por los derechos de la mujer y la protección del medio ambiente, el movimiento por los derechos de las personas con discapacidad tuvo una existencia marginal, sin embargo con un gran impacto para el empoderamiento de las personas con discapacidad.

En 1971 se organizó el “Camp Jened”, una campamento de verano para lisiados cerca de nueva York que terminó siendo un Woodstock para los jóvenes con discapacidad que participaron. Recién en 2020 salió al aire “Crip Camp”, un documental sobre este evento apasionante. Una reseña califica: “Tan entretenida como inspiradora, Crip Camp usa la remarcable historia de un grupo para destacar esperanza para el futuro y el poder de la comunidad.”

La marcha nacional por los derechos de las personas con discapacidad del 3 dic 2022 tiene lugar 50 años después del Crip Camp y no va ser la última manifestación de personas con discapacidad organizadas. Según CONADIS, la accesibilidad integral es el eje rector de todos los demás derechos para las personas con discapacidad, y requiere no solo la superación de las barreras físicas, sino también de las barreras sociales y actitudinales.

________________________________

Fuentes:

________________________________

Me permito recomendar mi curso:

Curso Accesibilidad Universal – La Ruta Accesible según DS 50

Único curso en Chile que enseña la aplicación de la norma nacional de accesibilidad universal.

El curso en modalidad autoestudio en plataforma de aprendizaje, entrega los conocimientos necesarios para la correcta habilitación e implementación de la «Ruta Accesible» y el desarrollo de los trámites asociados, tanto por parte de los profesionales en sus proyectos, los propietarios de espacios y edificios de acceso público, como por parte de los municipios.

 

 

Deja su comentario.