Como combatir el calor al interior de la casa

¿Tu casa en estos días se pone demasiado caluroso?  No estás solo: Son muchas las viviendas en el centro-sur de Chile que en los meses de verano se sobrecalientan a tal nivel que son prácticamente inhabitables.

Aqui encuentras ocho consejos que te ayudarán a reducir el sufrimiento veraniego.

foto berlinonline.de

En una casa el calor del sol entra por 3 vías:

  • Por las ventanas cerradas que recibe sol directo: los rayos solares llegan al cristal y calientan el interior (esto es conocido como el efecto invernadero)
  • Por todas las ventanas abiertas: el calor entra en forma de aire caliente
  • Por el techo: el techo recibe sol, se calienta y transmite el calor al interior

¿Como podemos protegernos del calor veraniego en el hogar? Sigue los siguientes consejos y no echarás de menos el aire acondiciondo:

Dale sombra a las ventanas

Las ventanas orientadas al sol deben protegerse contra los rayos directos: hay que generar sombra. Puedes instalar persianas o toldos o cualquier cosa que se anteponga al sol.

Lo importante es tomar en cuenta que sirve mucho más por el exterior que por el interior. Aunque sea solamente papel que tengas dispnible: Colóquelo de fuera.

Otra opción para las ventanas hacia el poniente son láminas de control solar. Importante es elegir bien e instalar de forma correcta un producto de calidad.

Ventila de noche

Esto es un consejo simple y sin embargo contrario a la costumbre: Cierra las ventanas mientras hace calor y ábrelas de noche.

Cuando mantengamos las ventanas abiertas durante la noche, el aire fresco entra y enfría la casa. El efecto es mayor bajo estas condiciones:

  • Ventilación cruzada (abriendo la casa por dos lados para que se genere una leve corriente)
  • Ventilación en las horas más frescas (entre las 3 y las 6 horas de la mañana)
  • Casas de estructura maciza (el adobe, la albañilería y el hormigón funcionan como masa térmica)

Apenas que el sol comienza a producir calor de nuevo es hora para cerrar las ventanas.

Claro que de todas formas debes ventilar después del uso de la ducha, de la cocina y otras actividades que generan mucha humedad al interior.

Mejora la aislación del techo

En el techo o entretecho debemos tener aislación térmica.

El espesor debería ser él que nos indica la reglamentación térmica. Para Santiago esto son 8 cm. Pero más importante que el espesor exacto es la correcta instalación: debe cubrir de forma contínua toda la superficie. Esto es más fácil de realizar con un producto blando como es la lana de vidrio o la lana mineral.  El poliestireno expandido (“aislapol”) es más económico pero es difícil instalarlo bien.

La aislación del techo nos ayuda en verano a evitar el sobrecalentamiento, y también en invierno cuando evita que el calor del interior se escapa al exterior, especialmente en las noches frías.

Algunas reglas que tienen importancia para el invierno: Si instala una lana con una cara de papel, esta debe ir abajo. Si es sin papel se debe instalar una lámina plástica debajo, de forma completamente contínua. Evite la gatera. Es preferible relizar un acceso al entretecho por el exterior. Ojo, la aislación mal instalada puede a lo largo generar daños.

Controla las actividades que generan calor

Hay muchas actividades y equipos en el hogar que generan calor adicional: el planchado, la cocina, el uso del horno, el refrigerador, el secado de pelo, el televisor, la iluminación, y en general todos los equipos eléctricos.

En lo posible trata de reducir estas actividades, realizarlas en las horas de menos calor y utilizar equipos de eficiencia energética.

Recuerda, el calor no producido no lo tenemos que enfriar.

Utiliza un ventilador

El aire en movimiento se siente más fresco.

Utiliza un ventilador eléctrico de tal forma que se genera una leve corriente de aire.

De noche cuidate de las corrientes directas: pueden producir dolor muscular y resfríos.

Cultiva el verde

Plantas humectan el aire y lo hacen sentir más fresco.

Además tienen muchos efectos positivos sobre nuestro bienestar en general. Independiente de si son de interiores o si tenemos la suerte de tener un patio verde. ¡Que mejor sombra que la de un parrón o de un árbol!

Cultiva las plantas dentro y fuera de la casa.

Aprovecha los espacios exteriores

Si tienes algún balconcito o patio, aprovéchalo.

Instálate en un lugar sombrío. No hay nada más placentero que  relajarse al aire fresco después de un día de calor.

Utiliza bien el agua

  • Toma suficiente líquido. Ojala puedes tomar el agua potable de la llave.
  • Báñate con agua tibia. Cuando estás muy acalorado y no tienes piscina, baña tus pies o tus antebrazos en agua fría. Sécate solo un poco.
  • Humecta el aire interior seco por medio de plantas, una fuente de agua o simplemente con recipientes con agua.
  • Riega las plantas en las horas de poco calor.

Comments

  1. Muy interesante, útil y una buena forma de ahorrar
    Gracias

    Posted by Carlos Tapia

    Link | January 7th, 2013 at 20:15

  2. ¡Cuántos consejos!
    Lo tendré en cuenta, ¡gracias!
    El problema en mi casa son las ventanas que dan a poniente: son las que reciben más calor y además son oscilantes e inevitablemente los rayos solares atraviesan el vidrio aunque la ventana esté abierta. Tengo que buscar la manera de protegerlos por fuera (no sé si la normativa del edificio permite toldos).
    Saludos!

    Posted by Juanjo García

    Link | January 22nd, 2013 at 01:41