¿Están las oficinas preparadas para la vuelta al trabajo?

De la Cuarentena a la Transición

Hoy se anunció que en cinco días más, siete comunas de la Región Metropolitana y dos comunas fuera de la región, dejarán la cuarentena y pasarán a la etapa de “transición”. La etapa 2 del “Paso a Paso” parece ser diseñada para volver a trabajar y volver a hacer compras, al menos de lunes a viernes. ¿Están las oficinas y los comercios preparados para este paso?

Aprendimos (al menos la mayoría lo aprendió) a mantener distancia, a usar mascarilla, a lavar las manos y aplicar alcohol gel.

El aire en este supermercado está bastante fresco. Una concentración de CO2 de cerca de 600 ppm es muy bueno. Foto: Blender

En los supermercados nos reciben con fila y con entrada restringida, con termómetro sin contacto y con alcohol gel, con separadores acrílicos, mascarillas y guantes. El protocolo sanitario limita la cantidad de personas de manera que no pueden estar más de una persona por cada 10 m² en forma simultánea en el interior.

Además los supermercados se caracterizan por espacios altos, es decir mucho volumen de aire por persona. Al parecer en estas condiciones no hay muchos problemas siempre y cuando todas las personas siguen las reglas del juego.

La propagación del coronavirus

Los coronavirus se propagan cuando liberamos gotitas al exhalar, hablar, cantar, gritar, toser o estornudar. Con más intensidad se liberan más virus. La mayoría de los contagios se debe a virus que salen de la boca y entran por la nariz. Aunque los contagios también pueden ser por la boca y por los ojos.

El uso de mascarillas reduce el riesgo de propagación del virus y el riesgo de contagiarse, aun cuando no es una protección perfecta.

 

Las gotas más grandes contienen más virus y se depositan en las superficies. Las medidas de protección respectivas son personales y sociales:

  • Evitar reuniones de personas.
  • Mantener distancia de al menos 2 m.
  • Lavar/desinfectar las manos.
  • Usar mascarillas/cubrir boca y nariz.
  • Limpiar las superficies.

Las gotitas más pequeñas (aerosoles) contienen menos virus y permanecen en el aire por más tiempo. Solo al aire libre desaparecen en breve con el viento y con la radiación solar. El problema está en el interior de los edificios, donde los aerosoles se pueden acumular y distribuir a causa de la ventilación inadecuada. La solución es ventilar, ventilar, ventilar, y dejar entrar luz de día.

Simulación 3D de la distribución de gotas y aerosoles. Fuente: New York Times

 La ventilación en tiempos de pandemia

En tiempos de pandemia de corona virus, debemos intensificar la ventilación de todos los ambientes interiores. Esto debe realizarse con mayor rigurosidad donde hay personas con COVID 19 presentes, también personas con sospecha de contagio y personas con contacto directo con afectadas.

La ventilación es relativamente simple en caso de poder abrir una ventana en cada recinto, pero puede convertirse en un problema en caso de sistemas centralizados de aire acondicionado en edificios sin ventanas para abrir.

En Europa, donde las cuarentenas se terminaron hace un tiempo atrás, podemos encontrar recomendaciones para nuestra situación actual.

REHVA, la Federación de Asociaciones Europeas de Calefacción, Ventilación y Aire Acondicionado, publicó en abril una guía respecto COVID, además de varios documentos complementarios, todo en inglés.

La guía principal de REHVA ha sido traducido al español por la Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración Atecyr: Documento de Rehva sobre cómo operar y utilizar las instalaciones térmicas en la edificación para prevenir la propagación del coronavirus en los lugares de trabajo

Basándose entre otros en la guía REHVA, el gobierno español publicó en junio sus propias Recomendaciones sobre el uso de sistemas de climatización y ventilación para prevenir la expansión del COVID-19.

El aire acondicionado pos pandemia requiere servicio técnico. Imagen: MITECO España

Estas son las reglas resumidas respecto el aire acondicionado centralizado en edificios:

  1. Realizar un mantenimiento preventivo en los edificios u oficinas que han estado cerrados.
  2. Activar la ventilación (fan) continua:
    – full durante la jornada de trabajo y 2 horas antes y 2 horas después,
    – bajo durante la noche y los fines de semana.
  3. Desactivar la re-circulación de aire.
  4. En lo posible abrir ventanas.
  5. Mantener los extractores de los baños encendidos de forma continua.

En general, parece inevitable llamar a un instalador o el servicio técnico.

Control del calidad del aire

Recomiendo controlar la calidad del aire con un medidor de CO2.

Con la concentración del CO2 se mide el contenido de aire fresco. El aire exterior contiene ca. 400 ppm de CO2. En general se considera un concentración hasta 1000 ppm como bueno.

En la situación crítica con riesgo de propagación de coronavirus se justifica aumentar las exigencias. Por lo tanto recomiendo, mientras estamos en pandemia, estos valores objetivo:

  • Calidad óptima: hasta 600 ppm
  • Bueno: hasta 800 ppm.

Cumpliendo todas estas medidas y siendo responsable cada persona, podríamos volver a la oficina, al menos part time.

Ya se cometió una vez el error de levantar la cuarentena antes de tiempo. Si no se organiza adecuadamente la vuelta a las oficinas, puede que no sea diferente esta vez.

Transición hacia una mejor vida laboral

La actual contingencia también es una oportunidad para actualizar la vida laboral entregando más libertades a los empleados:

  • Horarios de trabajo flexibles y diferidos.
  • Uno o varios días a la semana en home office.
  • Reuniones a distancia.

Lo que a mi me motiva es la capacitación a distancia. La transición de los cursos presenciales hacia un mundo de cursos online está atrasada hace mucho tiempo y representa una gran oportunidad de descentralización y democratización de las oportunidades de educación en Chile.

 

 

 

Deja su comentario.