Combatiendo las noches frías: guateros con y sin uñas

El ser humano pasa la tercera parte de su vida en cama. En el invierno chileno, las personas en su mayoría dormimos o intentamos hacerlo en dormitorios fríos. Ante tanta adversidad del clima desarrollamos diferentes estrategias para conseguir el descanso más o menos reparador y más o menos merecido.

guateritos

El valiente

Algunos, especialmente los varones jóvenes y los que siguen creyéndose tal, prefieren hacerse el valiente. Se acuestan sin mayores preparaciones debajo de una pila de frazadas y gracias a sus excesivas emanaciones de calor propias a la edad logran en un lapso aceptable calentar el interior del aposento y dormir hasta que suene o no el despertador.

También se han visto algunos acostarse con calcetines y hasta con gorro. A más tardar cerca de las 5 de la mañana estos tejidos se ponen insoportables lo que hace necesario deshacerse de ellos para posteriormente, en la mañana, tratar de encontrarlos entre los cobertores.

El valiente se aprovecha del hecho que cada cuerpo humano emite, en modalidad de descanso, entre 60 y 80 Watt de calor metabólico, lo que se conoce como “calor humano”. Sin duda basta para mantener a temperatura agradable una cama bien provista, pero puede resultar insuficiente para calentar una cama helada.

El genio humano no se ha quedado indiferente ante tal problema e inventó … el guatero.

El guatero clásico

La bolsa de agua que en la madrugada está tan helada como el camastro, representa lo que se llama una “masa térmica”. Antes de acostarse se rellena el típico guatero de goma con aproximadamente un litro de agua caliente. En el curso de la noche este entrega el calor contenido a su ambiente en la cama, hasta que las temperaturas se hayan igualadas. Es que en la naturaleza todas las diferencias se tienden a equilibrar.

El guatero es bueno, bonito y barato. Su principal objetivo es precalentar la cama hasta que el mismo organismo humano logre mantener el calorcito en el lecho. Calentar cada día un litro de agua al final del mes solo son 500 pesos en la cuenta de luz.

La moda no pasa desapercibido por este objeto sencillo y útil: hoy en día los guateros llevan chalecos tipo polar igual a los perritos mascota.

El guatero con enchufe

Un avance tecnológico son los calienta cama eléctricos. Son como un cubre colchón con cable para enchufar. El típico modelo de una plaza gasta 60 Watt en electricidad y la entrega como calor. El atento lector observa que esta potencia está en el mismo rango como el calor humano.

Se lo instala entre colchón y sábana para no ensuciarlo. Tiene dos o tres niveles, algunos con termostato u otra parafernalia hasta pantalla táctil y programación.

Para precalentar la cama se lo enciende a nivel máximo media hora antes de acostarse. Una vez acurrucado en el sobre calentito se baja la potencia al mínimo o se lo apaga. Esto depende del frío que hace, del espesor del plumón y de la valentía de uno. Hay que aguantar que el fresco pueda entrar a la cama, o al contrario, confiar que la electricidad esté bajo control.

Este guatero es de lo más eficiente: suma por mes menos que mil pesos en la cuenta de luz, incluso si se paga sobreconsumo de invierno.

Al comprar una de estas maravillas se recomienda elegir un modelo con varios años de garantía (guardar la boleta de compa, eso sí), que tenga pocos elementos electrónicos como son los números digitales, para que no haya que despedirse de este fiel compañero porque “le falla el sistema”. Puede ser útil que sea lavable, pero ojo, no son lavables como ropa, solo permiten pocos lavados en toda su vida.

Si usted hizo una buena adquisición y trata su guatero eléctrico con el debido cuidado podrá despreocuparse de las camas frías por muchos años.

El guatero con uñas

El guatero viviente se asemeja a confundir con un ser humano, también tiene la misma potencia térmica entre 60 y 80 Watt en modo reposo, similar a los guateros antes mencionados. Tiene la ventaja que se instala en contacto directo con el cuerpo a calentar. En el caso ideal son dos cuerpos que se sirven mutuamente de guatero, que parece óptimo, para no decir sinérgico.

Sin embargo también presenta algunas desventajas: Hay modelos poco fieles, que de repente se ausentan obligando al friolento a sufrir o bien a buscar un sustituto. La relación costo-beneficio no siempre es buena debido a que hay que alimentarlo de día y no todos son fáciles de mantener. Finalmente, como lo indica el nombre, este guatero tiene uñas, y puede hacer uso de ellas.

En realidad el desempeño del guatero viviente depende mucho de las particularidades del cuerpo a calentar. Por lo tanto no hay muchas recomendaciones universalmente válidas. Solo está claro que los redonditos entregan más energía que los flacuchentos, y mientras se mueven calientan más que estando quietos.

Ustedes se preguntarán ¿que tiene esto que ver con la arquitectura?

La cama, una casa en pequeño

Podemos ver la cama como el modelo de una casa: el colchón es el suelo y las cubiertas forman la envolvente mientras el durmiente representa las ganancias térmicas internas. Mientras éstas sean menores que las pérdidas por la envolvente hay un problema de frío.

Las estrategias disponibles más comunes son: aumentar las ganancias internas (y externas); mejorar la aislación térmica de la envolvente; instalar una calefacción; hacer uso de la masa térmica; o una combinación de ellas. En el sistema energético de la cama tanto como en él de la casa, estos factores se condicionan mutuamente. Los conceptos de la arquitectura sustentable nos ayudan a entender estas interacciones.

Si nos resulta comprender la cama como sistema térmico, los arquitectos, proyectistas y constructores deberíamos lograr construir dormitorios de ensueño donde se puede pasar el invierno sin calcetines ni gorro ni guatero. Si hay un guatero con uñas, que esté porque sí.

Comments

  1. Jjajajajajajja!!!!!!!
    Aporto con mi consejo para optimizar el guatero con uñas. Una vez que el guatero con uñas queda en reposo como dices, puede reaccionar mal cuando el guatero frío se acerca, entonces hay que proceder al HURTO POR CONVECCIÓN: Uno debe entrar en la cama valientemente y no acercarse al guatero, sino hurtar su calor mediante levantamiento de la techumbre (cobertores), de esta manera el calor del primer guatero sube, cuando se ha acumulado lo suficiente, se corta el suministro (se hace una pared divisoria bajando las frazadas entre ambos guateros) y luego se hace bajar suavemente la cubierta por sobre el guatero frío. Esta operación puede repetirse unas cuatro veces!!!!

    Posted by Andrea

    Link | July 12th, 2013 at 00:01

  2. Una advertencia a los lectores de este simpático comentario.

    El guatero eléctrico es, desde todo punto de vista, perjudicial para el ser humano por la inducción de campos electromagnéticos en contacto con el cuerpo y genera efectos indeseables pudiendo provocar incluso cáncer.

    Un saludo,

    Posted by juan luis

    Link | July 12th, 2013 at 11:44

  3. Estimado
    Agradezco su comentario y me permito exponer con más detalle mi opinión que es bastante opuesta a la suya:

    Estamos rodeados de campos electromagnéticos, mejor dicho, nuestro ambiente, tanto dentro de la casa como en el exterior está lleno de ondas y de radiaciones de diferente tipo y fuerza. El cableado dentro de los muros, cada cable y cada aparato eléctrico y electrónico que está activo, las redes inalámbricas, el cableado en la calle, su computador, su pantalla, su televisor, su plancha, su secador de pelo, su hervidor, su aspiradora, especialmente los transformadores de los equipos de bajo voltaje, sus lámparas, sus teléfonos, su impresora, todos ellos vienen con un campo electromagnético de diferente intensidad. Estos campos han sido estudiados por miles de científicos, especialmente en relación con los celulares y con las antenas respectivas.

    Algunas publicaciones y grupos de opinión han atribuido un conjunto difuso de síntomas a la exposición de campos electromagnéticos. Los síntomas incluyen dolores de cabeza, ansiedad, depresiones, nauseas, fatiga y la pérdida de la libido. Los estudios científicos no apoyan la existencia de una relación entre estos síntomas y la exposición a las ondas, aunque no la pueden descartar por completo.

    Confío, porque me hace sentido, en la información de mi proveedor de calientacamas que indica que los campos eléctricos y magnéticos que se producen cuando se utilizan estos aparatos están muy por debajo de los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS): Magnitud del campo eléctrico máx. 5.000 V/m. Magnitud del campo magnético máx. 80 A/m. Densidad del flujo magnético máx. 100 microteslas.

    Por el otro lado, sí está comprobado que el miedo a los campos electromagnéticos puede provocar efectos adversos sobre la salud humano. Personas que temen de las ondas que emanan los aparatos tecnológicos, pueden experimentar síntomas reales como dolor de cabeza, fatiga, estrés o falta de sueño, entre otras dolencias. Este efecto se llama NOCEBO: Son síntomas y efectos negativos provocados por la mera expectativa de daños.

    Finalmente a las personas que no desean usar un “guatero con enchufe” se les puede recomendar el uso del guatero clásico o del guatero con uñas. En el caso del guatero clásico el campo electromagnético se limita a los alrededores del hervidor y del cableado que lo alimenta. El guatero con uñas es más complejo porque a su vez utiliza en el día una infinita cantidad de equipos alimentados por electricidad y rodeados por campos radiantes, y algunos guateros durante la noche insisten en tener su celular más o menos inteligente, su despertador eléctrico, o su radio encima el velador al lado de la cama.

    Creo que está claro que no hay forma de escapar a estas radiaciones en nuestro medio ambiente. Esto no cuenta como evidencia científica, pero mi experiencia personal me dice que 20 años usando el mismo calienta cama no me ha hecho daño. En contrario, el efecto térmico me es más que bienvenido y de los efectos no térmicos no he percibido nada.

    En este sentido, espero que ninguna persona tenga que pasar sus noches con frío, independiente de su valentía, sus miedos y su cuenta de luz.

    Maria Blender

    Utilicé entre otros las siguientes fuentes:
    http://www.msal.gov.ar/images/stories/ministerio/intoxicaciones/campos/cem_feb.pdf
    http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/05/130507_salud_efecto_nocebo_ondas_gtg.shtml
    http://www.beurer-online.de/web/es/service/faq/faq.php?PHPSESSID=8dedad1c3dea4cdefc2fa5f24272148e

    Posted by mblender

    Link | July 12th, 2013 at 15:47

  4. El efecto de los campos electromagnéticos, efectos buenos y malos, es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia entre la fuente emisora y el receptor. Por lo tanto, estando a una distancia adecuada el cuerpo no se daña de la emisión de los cables eléctricos, antenas, etc., estando en la casa y en la calle. Por eso se recomienda no pegar la cara al horno de microondas. Es distinto en caso del guatero eléctrico, que queda pegado al cuerpo. Un porcentaje del cuerpo se calienta por conducción del calor a través de la sábana y otra parte importante se calienta por inducción electromagnética en el cuerpo y eso muy dañino para cuerpo. Los datos que das son a 1 metro de distancia. Calcúlalos a 2 milímetros, considerando que aumenta en el cuadrado de la distancia que se disminuyes. Algunos cuerpos son mas propensos al cáncer que otros. Espero que después de estar 20 años sometida a esos campos no te de cáncer en los próximos años. Además, luego de algunos años hay que cambiar el calienta camas, pues ningún fabricante te pueda garantizar de por vida que no se juntarán dos cables creando un cortocircuito e incendio, ya que el calienta cama sufre deformaciones periódicas por el movimiento de nuestro cuerpo (especialmente si el guatero con uñas entra en acción).
    Tengo un sólo riñón y el otro trabaja al 50%. Los nefrólogos me han prohibido hacerme resonancia magnética, aún sin contraste, por el daño que causa al riñón.
    Ingeniero eléctrico con 30 años de experiencia en el tema de campos electromagnéticos.

    Posted by Alberto

    Link | July 12th, 2013 at 17:06

  5. Estimado Alberto
    Mencionas: “Los datos que das son a 1 metro de distancia.” Quisiera aclarar que no he dado ningún dato. Entiendo que los valores límites de la OMS se refieren al cuerpo humano, independiente de la distancia al emisor.

    Buscando valores de campo electromagnético de calientacamas encontré solo un valor, publicado por el Servicio Federal de Seguridad de Radiaciones BFS de Alemania, que dice: “A 10 cm de la superficie de la manta (que es aproximadamente la mitad del cuerpo de la persona que se encuentra sobre ella) se midieron campos magnéticos de hasta 0,45 microtesla.” Esto está muy debajo de la recomendación de la OMS, y en la Biología de la Construcción también es considerado un valor muy moderado (límite: 20 microtesla para áreas de descanso).

    Agradezco tu preocupación por mi bienestar y por el estado de mi calientacamas. Hasta el momento estamos muy bien, aunque con algunos achaques. Si algún momento nos tendremos que separar, así será.

    Te deseo buena salud y un buen descanso
    Maria Blender

    Fuentes:
    http://www.bfs.de/de/elektro/nff/faq/faq_haushalt.html
    http://www.diagnose-funk.org

    Posted by mblender

    Link | July 12th, 2013 at 21:50

  6. Espectacular tus aportes para cada vez pasar menos frío al momento de dormir.

    Un abrazo

    Jorge García

    Posted by Jgarcia

    Link | July 17th, 2013 at 17:24